¿Cuál es la mejor calidad de oro para joyas?

¿Cuál es la mejor calidad de oro para joyas?

Cuando vamos a elegir una nueva pieza de joyería, no sólo tenemos en cuenta la piedra preciosa que pueda llevar sino el metal en el que se encuentra engarzada esta gema y en muchas ocasiones escogemos el oro por su durabilidad y calidad.  Si no estamos muy familiarizados aún, es posible que no terminemos de entender cuál es la diferencia entre una joya de 18 o de 24 quilates.  En este post aclararemos todas esas dudas que pueden surgir a la hora de adquirir una nueva joya de oro, así no tendrás que preguntarte si has obtenido un precio justo o no. 

Ver joyas de oro de segunda mano 

En primer lugar ¿Sabes qué es el oro de primera ley y en qué se diferencia del que no lo es? Por sentido común, podemos deducir que el oro de primera ley (oro 18 quilates) es de mejor calidad que el oro de segunda ley (14 quilates). Esto se debe a que este material se presenta en distintas cantidades o grados de pureza, esta se mide en quilates que oscilan entre los 8 kt y los 24 kt. Por lo que cuando hablamos de oro 100% puro hablamos de oro 24 quilates, es decir que tiene 24 sobre 24 partes de oro. La proporción más común para la elaboración de joyas es la de 14, 18 y 22. 

En las joyas podemos encontrar sellos con números.. ¿Qué significan estos? Cuando hablamos de oro de primera ley, es decir de 18 quilates veremos en la pieza grabado el típico 750. Esto quiere decir que está realizada con 750 milésimas de oro sobre 1000 y el restante contiene otros metales preciosos que le darán el color y dureza perfectas para realizar la joya. En cambio, si en la joya leemos 585 sabremos que contiene 585 milésimas de oro sobre 1000 y el resto son otros metales, en este caso tendremos en nuestras manos el llamado oro de segunda ley o de 14 quilates. Por otro lado, si leemos 375 nos encontramos con el oro de 9 quilates. 

¿Esto quiere decir que el oro de 24 quilates es mejor que el de 18?

Si sólo habláramos de niveles de pureza podríamos decir que sí, sin embargo lo que nos interesa aquí es comprar una joya… entonces el panorama puede resultar algo engañoso.  ¿Por qué decimos esto? Resulta que cuanto más alta es la pureza, más blando y maleable resulta el metal lo que afectará directamente a su durabilidad. Por ende, si compramos una joya de 24 quilates o de 22 quilates será mucho más susceptible a deformarse o rayarse que una de 18k o de 14k. 

¿Entonces qué tiene de malo el oro de 14 quilates si es tan duradero?

Lo cierto es que no tiene nada de malo a menos que seas alérgico o alérgica al níquel, ya que es más propenso a generar sarpullidos que sus aleaciones más puras. Otra parte negativa del oro de 14k es su valor si deseas venderlo posteriormente, ya que está muy por debajo que el de 18k. 

¿Tienes una pieza de joyería que ya no uses? ¡Recibe una tasación! Haz click aquí 

Conclusión: Por más que resulte atractivo adquirir una joya de 24 quilates, este se deforma fácilmente y no es nada conveniente para el uso de joyería. Por la misma razón el de 22 quilates, será altamente susceptible a rayaduras por lo que el oro de 18 quilates o de primera ley se lleva el primer puesto para el uso de joyas gracias a su gran calidad, durabilidad y mantener un alto valor de venta en el mercado de segunda mano. 

Como siempre en Renuevo, tu tienda de segunda mano.

Galit. 

 

Tal vez te interese:

Los significados ocultos de las gemas: Amatista

Las joyas imprescindibles para esta temporada… y las siguientes

Contáctanos.

Si nos contactas en relación a una compra, ten tu número de pedido a mano.
Envíanos un email
Contáctanos por correo electrónico
contacte@renuevo.es
Por teléfono
De Lunes a Viernes, de 10h a 19h
A través del Chat
Lo encontrarás en la esquina inferior derecha de esta página
Rellena el formulario
Nosotros nos pondremos en contacto contigo
Ir al formulario
Product added to compare.